martes, 8 de mayo de 2012

Dos libros tristes

La verdad es que me apunté a la propuesta de estas lecturas conjuntas sin saber muy bien el sufrimiento que escondía cada una de ellas.
Pero una vez comenzadas, es imposible dejar de leer.
Es como si el sufrimiento que se describe te uniera con un lazo invisible a los protagonistas y no los puedes abandonar así, con esas penas.
Es como si estás al lado de alguien que lo está pasando fatal y no le puedes ayudar, pero no te vas...

El círculo del punto, de Ann Hood aunque a mí al principio el título me sonó a geometría, es un libro de labores, bueno, de amistad, o mejor, de pena, tal vez de consuelo, quizá de esperanza...
Terapia para olvidar y sobrellevar terribles pérdidas familiares.  Puntos y más puntos.  Pero lo más importante, la compañía.  La posibilidad de hablar de... o no decir nada de aquello que nos ahoga.  Puntos y más puntos para no pensar en otra cosa o para pensar tranquilamente sin que nadie te pregunte.



Para leer Si a los tres años no he vuelto de Ana R. Cañil, hay que volver a España, a la época de la guerra civil.  Nos encontramos también con varios dramas de los ocurridos en las cárceles, con personas que sufren y hacen sufrir, víctimas y verdugos. 
No es nada atrayente, hay que echarle valor y seguir leyendo.  Es una novela con una gran dosis documental.  Siempre te aporta nuevos puntos de vista, pero lo que espero que aporte, sobre todo a las generaciones más jóvenes si es que han de seguir leyendo de este tema, es la mirada crítica a la intolerancia y el respeto a todas las formas de pensar.
Me ha recordado otras historias leídas, algunas en momentos duros y para mí, aunque resulte paradójico, han sido también una especie de terapia.
Sufrir con dolor ajeno, a veces tan enorme, hace minimizar tus pequeñas o grandes preocupaciones.


Ambas novelas están basadas en hechos reales.
El sufrimiento que conocemos a través de la primera novela es inevitable, por desgracia.  
De verdad me gustaría pensar que en el caso de las guerras, 
pudiese la humanidad ser capaz de evitarlas.

12 comentarios:

Cloti Montes dijo...

Qué emotiva reflexión haces. Yo todavía no sé si me atreveré con El Círculo.
Bssssss
Cloti

Pepa (Lamica) dijo...

Te comprendo perfectamente, Haces una descripción muy completa de estos libros.
En estos momentos no me atrevería a leerlos, no estoy anímicamente preparada.
Gracias por tu colaboración y hacer que me ponga a leer, mucho más que antes, que también lo hacia, pero no a este ritmo,
un abrazo

Tatty dijo...

Me llaman mucho la atención los dos, espero leerlos algún día
besos

La Reyes dijo...

Hola!! gracias por tu información, creo que esta vez voy a pasar, no tengo ganas de cosas tristes, y tienes toda la razón ya suceden bastantes desgracias que no se pueden evitar, estaria bien que intentaramos no agrandar esa lista con las guerras como tu bien dices y algunas otras animaladas que cometen algunos descerebrados. Bueno amiga, que tengas muy buena semana, un beso, Reyes.

Morixe dijo...

Hola, pues yo tengo el primero apunto para leer pero después de leerte a ti y decir que es tan triste....me parece que me voy a esperar un poco.
Besitos.

Geno dijo...

Ambos libros me engancharon sin remedio y ambos los leí con el corazón encogido pero me gustaron a pesar de las duras historias que cuentan con el valor añadido de ser reales

momentoparapensar dijo...

Cloti, yo creo que te gustará el primero. Es como el Club de los viernes, pero en bueno...son historias tremendas, pero emana y contagia fuerza.
Pepa, espero que tu ánimo mejore. Ya llegará el momento de leerlos, pero como digo, a veces son terapia. A las aficionadas a labores recomiendo el primero.
Tatty, tú, gran lectora, a por ellos...

momentoparapensar dijo...

Ay, Reyes, que razón tienes con lo de animaladas. Esa es la palabra, sí señora...
Morixe, que es triste, pero también te contagia el consuelo que van encontrando.
Geno, es verdad lo del corazón encogido y que no puedes dejar de leer.
Besicos.

Consuelo dijo...

Haya, que razón tienes, yo caí en el primero y me alegro de haberlo leído después de todo. Pero con el segundo no caí, en cuanto leí la sinopsis pasé, y no creo que lo lea con todos los que hay esperando. Besos

momentoparapensar dijo...

Consuelo, haces bien en aparcar algunos con las lecturas que tenemos pendientes. Ya habrá ocasión.
Besicos.

Zamarat dijo...

No conocía ninguno de los dos.
Y, aun sabiendo que lo que me espera será triste, me los apunto, que me han llamado la atención.
Abrazo!!

Elia dijo...

Me encantan tus reflexiones,
un gran abrazote

eljardindemiduende ^^