lunes, 7 de junio de 2010

Sobre el terreno de una novela

Había ya leído El anillo, de Jorge Molist, libro que me entretuvo y me hizo acercarme en la ficción a tierras muy queridas del Mediterráneo, paisajes que añoro cuando me agobia el trabajo y el frío... cuando ví a mi vecina con otro libro del mismo autor: La reina oculta. Aunque el primero iba de templarios, que a veces llegan a cansarme un poco con su presencia en toda novela histórica, me apeteció leerlo y me lo prestó.
La reina oculta está basada en la historia medieval en tierras del sur de Francia, y no habría pasado mucho tiempo cuando tuve oportunidad de viajar precisamente a esas tierras, en un viaje rápido pero intenso, del que guardo buenos recuerdos. En la anterior entrada se me ocurrió poner una imagen del Mediterráneo y buscando entre las pocas fotografías "decentes" que guardo de los últimos viajes, aparecieron las de este lugar que asocio a la novela, pero a muchas cosas más.
Esta novela también va de cruzados, reyes, princesas, juglares, obispos, cátaros...Los famosos cátaros, herejes que aparecen en tantas novelas históricas de la Edad Media y que acaban cayéndote simpáticos.
Estuvimos en Perpignan, Colliure, Saint Cyprien, Banyuls sur mer... cerca de Carcasona, Narbona, Beziers... lugares que se citan en el libro y segura estoy de que la acción transcurre también donde yo estuve en su trasiego hacia los reinos españoles pasando los Pirineos...
En el país vecino visitamos viñedos y bodegas. Era el motivo fundamental de la visita, además de hablar y conocer de forma más relajada a unas personas excepcionales, apasionadas por el mundo del vino, desde el cultivo a la elaboración más cuidada, la enología como ciencia y cultura, innovadoras, inquietas y luchadoras.
Viñedos al lado del mar. Viñedos bajo antiguos castillos... En uno de esos castillos, me dijeron, estuvieron los cátaros. Como cuando acabas de leer un libro llevas un poco en la cabeza algunas escenas y personajes, no me costó nada situar a los guerreros, los carros, los caballeros por aquellos paisajes. Sentí emoción, supongo que a todos los lectores nos pasa. Es un momento de conexión con el pasado, con la historia, con los hombres y mujeres que han pisado la misma tierra, los mismos suelos... Pude tomar contacto también aunque brevemente con la historia reciente de España, las calles, las gentes, el monumento a la Sardana, el buen español y catalán que hablan (qué fácil fue entenderse en francés con ellos) descubres historias de abuelos que marcharon al exilio a las vecinas ciudades, que se sienten bien allí, sus descendientes son franceses, pero conservan el amor por el idioma y las costumbres. Para algunos, su capital es más Barcelona que París.
La fotografía es nada más y nada menos de Colliure. Una pequeña ciudad llena de encanto, bastante turística, por la que pasamos deprisa. Hicimos fotografías y pensamos regresar al día siguiente, antes de marchar, para visitar la tumba de Machado. Nos fue imposible aparcar. Un domingo por la mañana en junio no había sitio para el coche. Queda pendiente, he de volver, esa visita no se completó.

8 comentarios:

cloti dijo...

Bueno, con todo esto tenías para tres entradas más detalladas que no pierdo la esperanza de que hagas con sus foticos y todo. La Francia cátara la tengo en pendientes, a ver si me sale bien lo de Irlanda y cuando mis niños hayan visto un poco más de francés nos animamos.
Menkantan las cosas que cuentas.
Bsssssss
Cloti

momentoparapensar dijo...

Cloti, que la entrada es rápida pero concentrada como el viajecito...esta manía mía de meter en la coctelera los libros y las experiencias propias.
La verdad es que fue un viaje encantador y quizá tengas razón, da para más. Gracias por animarme.
ya me contarás lo de Irlanda.
Besicos.

Fata Morgana dijo...

Leí "El anillo" hace unos años y creo que es de lo más horroroso y mal escrito que he leído en mi vida. Por eso ya no leí la siguiente. El tema de los cátaros me fascina, y creo que lo aborda muy bien Rosa Montero en su "Historia del Rey Transparente". Siento ser tan demoledora, pero cuando un libro me parece un bodrio no me lo puedo callar, jajaja. Besazos

momentoparapensar dijo...

Si te das cuenta lo que digo de El anillo es que me "entretuvo"... La reina oculta también es entretenido, podría ser novela juvenil...aunque creo que la localización y documentación está bien. Lo bueno y lo malo de los libros a veces va unido al momento y a la situación en que lo lees, por lo menos para las que no somos expertas. Gracias por tu recomendación del libro de Rosa Montero. Besicos.

Fata Morgana dijo...

Hay que leer de todo, Haya. Bueno y malo, si no, imposible distinguir la calidad, jajaja. Además, lo que es genial para uno puede ser un horror para otro. De todos modos, a veces me dejo llevar excesivamente por mi pasión hacia Rosa Montero (como con otros escritores). A mí es que "El anillo..." ni siquiera me entretuvo. Usando una expresión robada a Cloti, te diré que la acabé por puritito pundonor. Un besazo

cloti dijo...

¿Y cuándo he dicho yo eso? ME suena más a Karen que a mí misma, jajaja
Bssssssss
Cloti

momentoparapensar dijo...

¿Quién me habrá mandado a mí meterme a lidiar temas de literatura con estas expertas?
La próxima crónica será de uno de los que ponéis para Bachillerato, jaja.
Besicos.

Fata Morgana dijo...

Yo no doy en Bachillerato, nena... ya me gustaría, jajaja. Pues Cloti, fue hace mucho, porque ayer entré en tu blog buscando ideas para descargar libros y decías de uno que era un coñazo y que lo acabaste por puro pundonor, no recuerdo a cuál te referías porque al ver tu reseña fue directamente a mi lista negra, la cual no recuerdo dónde he puesto. Ya te lo postearé si lo encuentro. Bss