viernes, 21 de mayo de 2010

Personaje curioso


Hace tiempo guardé una reseña del Heraldo de Aragón de la sección TINTA DE HEMEROTECA, donde aparecen curiosidades publicadas en años pasados. Leí parte de la biografía de un personaje peculiar: De "príncipe de los timos" a guardia municipal. Me quedé con las ganas de leer más y por eso he acudido a la fuente que proponía el periódico.
Nacido en Galicia (Ferrol), se paseó a principios del siglo XX por media España haciéndose pasar nada más y nada menos por Alejandro de Battemberg, el hermano de la prometida inglesa del rey de España, que como dicen en Heraldo, ya era tener cuajo. Este fue el timo más sonado y más divertido, pero no el único. Vaya fichaje.
Irún, San Sebastián, Valladolid, Toledo, Valencia... Recibido y honrado como un príncipe por autoridades españolas, políticas y eclesiásticas... Hasta que en Valencia acabó su periplo. Recomiendo la lectura, que aunque larga, es muy divertida.
Acabó casado con una zaragozana y trabajando como guardia municipal depués de "redimirse" en la Legión. Pero incluso residió en las Américas. Una vida interesante y con una "cara dura" impresionante.
Eso ya no podría ocurrir en la actualidad. Los de "PROTOCOLO" actual no se dejarían engañar de esa manera, espero. Con los medios de comunicación actuales y la psicosis de seguridad que nos envuelve, no hay posibilidad de que semejante atrevimiento tenga lugar.
Seguro que hay quien piensa que en los actos protocolarios se "filtran" otro tipo de "caraduras" que también sacan tajada y además seguro que no colaboran en ninguna obra de caridad, cosa que nuestro personaje sí hacía, aunque con el dinero que birlaba, claro.

2 comentarios:

cloti dijo...

¡Vaya prenda! XDDDD
Con respecto a lo de engañar a los medios de seguridad yo conozco el caso de mi primo Manolito que era capaz de matar por una mirinda y que cuando vino el rey al pueblo se coló en la recepción XDDDDDDD no tenía 10 años el bandido.
Bssssssssss
Cloti

momentoparapensar dijo...

La palabra mirinda la tenía yo olvidada... qué recuerdos trae...Tu primo Manolito, genial, con 10 años uno ya sabe lo que quiere, jajaja