sábado, 29 de mayo de 2010

El punto de cruz


Me han gustado siempre las labores y he vivido siempre entre ellas. Una manera de ocupar el tiempo, ver la televisión sin dormirse y crear poco a poco algo de lo que después te sientes orgullosa. Desde que mi vista no es lo que era, ha ido disminuyendo el ritmo. Aún así, ahora que ya voy a estrenar la jornada de mañana y veo cosas tan bonitas por esta ventana tan fascinante como es internet, ya voy haciendo planes de alguna otra labor.
El cuadro de punto de cruz que pongo como imagen lo acabé en el verano de 2008. El año pasado no me decidí a comenzar nada, pero estos días ya ando mirando alguna revista y alguna página para inspirarme.
Cada vez que ves una labor que has hecho la asocias con los momentos en que has estado dando las puntadas. No siempre son recuerdos alegres, pero con el paso del tiempo, aunque la labor sea la misma, los recuerdos cambian de colores. La tristeza de las últimas letras de ese abecedario, acompañando a mi padre enfermo ya, no es tan fuerte como el año pasado. Ahora recuerdo algunas cosas que me contaba y que aún están anotadas por ahí... y en lugar de tristeza, tengo el grato recuerdo de haber estado con él, de haberle escuchado.
Algunas amigas me están incitando sin darse cuenta a comenzar labores otra vez. Cloti me contagió lo de hacer regalitos de punto de cruz. Por eso este invierno bordé un marcapáginas para mi hermana y una funda de abanico para mi amiga Orianna.
El nuevo proyecto está todavía sin decidir, pero debo agradecer el ánimo y el interés a este gran medio que me pone en contacto con blogs y con personas llenas de ideas creativas.

4 comentarios:

cloti dijo...

¡No había visto el regalo de Ori! Bueno, todo precioso, menkantan los abecedarios y tengo uno en marcha desde hace cinco años. Debería terminarlo.
Y de todos los recuerdos, con el tiempo, nos quedamos con el poso de lo bueno.
Eres estupenda.
Bsssssss
Cloti

momentoparapensar dijo...

Gracias por tus palabras, Cloti.
Los abecedarios quedan muy bien en punto de cruz. Es un tema como muy propio de la técnica. Tengo otro con gaviotas. Pero no aquí, cuando vaya le hago una foto.
Termina tu abecedario, no sea que cambien alguna letra, jaja. Deberiamos meter también la @, no crees?
Besicos.

Anónimo dijo...

Ese abecedario es precioso, me encantaría tener arte para bordar, pero reconozco que no es lo mío. Y es muy cierto que las labores guardan memoria de los momentos en que fueron hechas, a mi también me pasa.

La preciosa funda para abanico que me regalaste aguarda los primeros calores para ser estrenada, gracias de nuevo.

Orianna

momentoparapensar dijo...

Ori, me lo pasé muy bien bordando tu gatito. Creo que yo me voy a hacer otro, pero igual sin gato...que me dan alergia, jaja.
Besicos.