jueves, 28 de octubre de 2010

Un libro de la prehistoria.


Cuando veo a mis alumnos desenvolverse con soltura en la "contabilidad" diaria de la clase: cuántos estamos, cuántos faltan, cuántos niños, niñas, que día es, cuánto falta para arrancar la hoja del calendario, qué meses del año faltarán, qué niños han hecho ya ese taller, cuántas tarjetas hay que preparar... me siento satisfecha.
Disfruto mucho cuando los veo entornar o guiñar un ojo, como concentrándose en el cálculo y en la estimación... pues de eso se trata, de que piensen y utilicen los números para interpretar y organizar la vida cotidiana.
He asistido con ellos, que ya tienen cuatro años, a avances y logros increíbles. Me gusta retarles y ponerles en aprietos, y la alegría es inmensa cuando ves la representación que hacen o cómo descubren el concepto y cómo lo aplican. El curso pasado por ejemplo, estuvimos días sin rellenar la casilla de los que faltan cuando estaban todos. Un niño relacionó el 0 del fútbol con lo que necesitábamos poner nosotros... El concepto 0 ya no lo van a olvidar, y que lo que utilizamos en clase, sirve para la calle y viceversa, tampoco. Algunos han dado pasos de gigante y se les nota el brillo en los ojos cuando guardan en secreto alguna solución y les gustaría como a mí, meterse en sus neuronas a ver si agilizamos ese paso. Porque por más que nos empeñemos en la escuela a ser machaconamente pesados, hay cosas que van con el desarrollo y sólo podemos hacer eso, ponerles el reto.
Este rollo pedagógico viene a justificar el único interés que me movió a continuar con la lectura de la novela de Lorenzo Mediano, "El espíritu del trigo".
Se trata de una novela de la prehistoria. Estaba a punto de dejarla, no era el argumento que me enganchara o no era el momento adecuado de leerla. Tampoco me emocionaba la forma de narrar. Sin embargo en el momento en que se menciona el hecho de contar con falanges en lugar de con dedos el paso del tiempo, aunque sin el concepto de número, la cantidad, la necesidad de comparar, de prever...ver novelado un avance matemático me impulsó a continuar con el libro. No desvelo más del argumento, por si alguien está interesado. De hecho, hay más libros que continúan...
Hay estudios que comparan el aprendizaje de los niños con la evolución histórica de las ideas científicas, por eso, en esta novela, he comparado el desarrollo del pensamiento matemático en los niños con el de esa tribu prehistórica que protagoniza la novela.
Me he enterado de que ya hay otro del clan del oso cavernario, así que a la lista de espera....

13 comentarios:

cloti dijo...

Me voy a enrollar, te lo advierto, jajaja
El sexto del Clan no saldrá hasta marzo del 2011, así que te da tiempo de leer unos cuantos.
Éste que comentas tiene muy buena pinta, haré por leerlo.
Entiendo perfectamente tu satisfacción cuando ves en tus chicos la chispa del conocimiento. Hoy he conseguido que seis adolescentes de 3º diver comprendan ¡al fin! el concepto de persona gramatical. Me ha costado la marca de mi mano en el pecho porque la primera la explico dándome un golpetazo, jajaja, que acaban siendo veinte o treinta veces ¿quién es la primera? YO, jajaja
Casi me derrito cuando uno me ha dicho, profe no tenía ni idea de esto y es una chorrada.
Tenemos el mejor trabajo del mundo, sin la menor duda. La medicina tampoco está mal, pero cuando fallas se te muere el paciente. No hay color.
Bsssss
Cloti

momentoparapensar dijo...

Realmente tenemos una profesión que nos puede dar muchas satisfacciones. Me alegro por tus alumnos, qué suerte tienen, pero cuidado, no te golpees mucho, jaja...
Besicos.

Zamarat dijo...

He leído los dos primeros del Clan, así que a ver si me animo con lo siguientes. Como dice Cloti, parece que tengo hasta marzo para hacerlo.
Sí que es bonito enseñar y, sobre todo, ver cómo esa tarea tiene su aplicación en la vida cotidiana.
¿Me habías dicho ya que compartíamos profesión? No lo recordaba...
Por cierto: siguiendo tus ideas en eso del reciclaje, hoy he hecho junto al hijo de mi pareja una hucha con un bote de Nesquik. Nos lo hemos pasado genial!!!
Besos!!

momentoparapensar dijo...

Me alegra un montón que hayas disfrutado con el reciclaje. Es una forma de crear y recrear a la vez, jaja.
Compartimos profesión y muchos gustos, mira qué bien.
Encantada.
Besicos.

Zamarat dijo...

Qué cabeza tengo! Ayer te di el horario de "Modern family" y olvidé que lo han cambiado a los martes a las 22'00 en Neox.
Besos!!

momentoparapensar dijo...

Mil gracias, Zamarat, eres un encanto. Pasaré un rato agradable gracias a tu aviso.
besos.

Willy dijo...

Mi compañera y mi hermana están enganchados al Clan del Oso Cavernario jejejejej dicen q no lo pueden dejar jajajaja....igual hst me apunto jejejej ya veré...

Te dejo un abrazo grande y espero q todo vaya fenomenal!

momentoparapensar dijo...

Willy, alguno de los libros se hace un poco pesado, pero son adictivos, eso seguro...así que piénsatelo...jajaja.
Buen mes de noviembre.

Elia dijo...

Tomo nota de este libro, lo pongo en la lista por leer..
t6e recomiendo uno nuevo que acaba de salir del horno, creo q te enganchará, es de un jóven escritor, que seguro legará muy lejos, lo puse en el blog hace un mes aprox...
se llama
'El legado del Tiempo'
ya me dirás..
abrazo
eljardindemiduende

Consuelo dijo...

El Clan del oso cavernario lo dejé en el cuarto, pero a lo mejor lo retomo, que me gustaron mucho, y el que comentas, pues lo tendré en cuenta.
Mis "niños" también cuentan, pero los días que les quedan para terminar la carrera, que están en quinto y con un pie en la calle, los pobres, y no son tan agradecidos como los tuyos.
Besos.

momentoparapensar dijo...

Elia, gracias por tu recomendación, recuerdo que lo ví en tu blog. Es que no siempre llego a tiempo de escribir comentarios.
Consuelo, cuando hablo de mis niños, son mis alumnos...No sé si tus niños que cuentan días son alumnos o hijos. Desde luego, todos contando, o descontando, jajaa.
Besicos.

Consuelo dijo...

Son mis alumnos, por eso lo puse entre comillas porque de niños les queda poco, mis hijos son más pequeños, aunque Ali ya es una mujercita. Besos.

Conral dijo...

Muy buena tu entrada!
No he leído la novela pero sí que entendí todo lo que explicaste de la escuela. Qué alegría cuando vemos que nuestros alumnos avanzan hasta más de lo que nos esperamos. Ese es el camino, el buen camino.
Un abrazo y te felicito por tus manualidades!!!
Conchi