domingo, 30 de noviembre de 2014

Novelas

Tras haber leído dos buenos libros de John Boyne, no tuve ninguna duda en leer El secreto de Gaudlin Hall, una novela con fantasmas, que de otra manera no hubiera comenzado seguramente.
Se trata de una novela entretenida, de fácil lectura, es breve y está bien ambientada.
Comencé con muchas ganas esta novela de Paloma Sánchez-Garnica.
La sonata del silencio cuenta la historia de una mujer y su familia en los años de la España de la posguerra y lo que al principio parecía ser una novela llena de emociones, de acontecimientos inesperados y de intriga, acaba siendo para mí un libro un poco aburrido.  Creo que le sobran páginas, nos da tiempo a ir adivinando lo que va a pasar con lo que pierde agilidad y emoción.  El final hace esperar una continuación.
Otra de mis lecturas de este otoño es Tempus, de Nerea Riesco.
Tampoco es una temática que me agrade mucho pero la novela resulta entretenida y a veces sorprendente.  Misterio, viajes en el tiempo, inmortalidad, asesinos en serie... personajes extraños... en fin, una novela para no aburrirse.

4 comentarios:

Carmen Forján dijo...

Leí este verano pasado la de John Boyne. Sin ser una obra maestra, ni mucha intriga, nigrandes momentos de tensión me pateció, como a ti, entreyenida y sencilla. Pocas complicaciones. Casi te diría que parece una novela juvenil de iniciación en el género.
Saludos,

Geno dijo...

Me encantaron los tres, sobre todo el primero :-D

Pilar dijo...

Me encanta que no pierdas los buenos hábitos¡ y gracias por tus recomendaciones siempre fiables.
Besicos

Zamarat dijo...

Me llama la atención la de John Boyne así que me la apunto.
Abrazo!